La gente que ama a sus poetas

Si una noche de invierno con niebla cerrada llegas a un lugar, dejas de tener perspectiva de adónde llegas. Apenas puedes ver algunas personas reunidas a través de los cristales de los bares y cafeterías. Hace frío y es víspera de Nochebuena.

En la dirección indicada aparece un edificio grande y blanco, del que apenas se puede ver nada más entre la niebla. Dentro, un salón amplio con suelo de terrazo lleno de sillas plegables. En las paredes, unos carteles en dobles folios escritos en rotulador gordo azul con palabras grandes. Sosegada, Soñar, Luz, Despertar y muchas otras. Poco más. Algo de frío y todavía poca gente.

Poco a poco la sala se va llenando de gentes tosiendo, peluquerías recientes, niños correteando, jóvenes roqueros y tímidos poetas que aprietan sus libretas en los bolsillos. Más de doscientas personas ya abarrotan el salón. Muchos quedaron de pie. En el centro del escenario, una batería, muchas sillas y un banner de la presentación de un poemario de Ramón Merino celebrado hace meses. Poemarte se llama el encuentro y lo organiza la Asociación de Vecinos de Santa Ana de Puertollano. Ramón Merino es su poeta amado.

Una búsqueda rápida me pone en antecedentes. Ramón Merino es el poeta de Puertollano. Murió hace algo más de un año y toda esta gente está aquí reunida para leer los versos del poeta y para leer los versos que inspiró el poeta.

Ramón se llamaba el poeta desconocido para mí hasta hoy. Ramón le llaman sus amigos que le recuerdan. Ramón el poeta.

Reunidos hacen teatro y cuentan historias, tocan rock o cantan villancicos. Los bárbaros quedaron afuera en la niebla. Dentro, los humanos, nos reunimos en torno a un verso leído con el alma y sacando las palabras enganchadas a la garganta. También se escuchan palabras escritas en una libreta por un joven poeta, por un viejo amigo o por el que cambió un cuadro por una escultura. Ramón el poeta. El mundo se vuelve más humano en sus palabras. Nunca conocí a Ramón Merino. Pero se le puede sentir presente entre su gente. Todas estas personas que salieron de sus casas para reunirse antes de la Navidad y leer los versos de su poeta, conjurando los miedos juntos como lo hicieron los seres humanos desde la primera noche en que se sintieron como tales y se reunieron juntos una noche de invierno para compartir su miedo a las fieras bárbaras que acechaban entre las nieblas de la noche.

Allí donde estés, poeta. Allí donde estéis, poetas. Gracias.

Este artículo se publicó primero en La Voz de Puertollano el día 26 de diciembre de 2018.
El encuentro «Poemarte» se celebró en el Aula Magna del Centro Cultural del Puertollano (Ciudad Real) al anochecer del sábado 23 de diciembre de 2018 organizado por la Asociación de Vecinos de Santa Ana y el Programa Municipal de Educación Básica y Animación Sociocultural en Santa Ana, puede leerse la crónica completa titulada Poemarte: «Dame todos los besos que traigas» en La Voz de Puertollano

0 respuestas a “La gente que ama a sus poetas”

  1. […] Este artículo fue publicado el día 28 de diciembre de 2018 en Espacies […]

Deja un comentario