Gregory Porter y Alba Molina, la princesa del guisante

Puedo escribir las palabras más bellas esta noche. Escribir, por ejemplo: «La noche está con nubes bajas, y giran, rojos, los faros, a lo lejos.»

El alma de La Mar gira en el Parque Torres y canta allá abajo Gregory Porter.

Podría escribir sobre esa increíble voz o sobre el espíritu de Nat King Cole flotando en el ambiente. Quizás podría escribir sobre esa maravillosa versión del bolero. Quizás. Pero a lo lejos alguien canta. A lo lejos y a lo bajito dentro del oído. Alguien canta y llora allá abajo. Y cuando Porter calla, sigo escuchando allá abajo los susurros de la madre Lola y la hija Alba que siguen cantando en el camerino a media voz lo que no dio tiempo a cantar sobre el escenario.

Podría escribir que Gregory Porter cantaba como nadie. Pero allí, a lo lejos, las luces se vuelven a encender sin importar que ya no queden espectadores para presenciar cómo debajo del escenario Alba Molina descubrió el guisante escondido como una perla dentro de una canción.

Últimos artículos publicados en Especies de Espacios sobre La Mar de Músicas:

 

 

Deja un comentario