Paisajes tras la valla

Las vallas por definición tratan de impedir el paso. A veces se hacen para ser saltadas como en el atletismo. A veces también se tratan de saltar en la vida real.

Vallas hay de muchos tipos. Sean del tipo que sean son siempre un reto, un desafio entre la valla y el que la observa. Los muros se hicieron para aislar, las vallas para desafiar. Las vallas siempre dejan ver al otro lado. Siempre hay un hueco. Y si no lo hay, se hace.

Las vallas enseñan el paraíso. Los muros ocultan. Las vallas no. Las vallas dicen: “Mira, esto es lo que tú no puedes tener. Todo aquello que deseas y no puedes tener. Lo verás pero no lo catarás.”

Una valla invita a buscar el resquicio, el hueco, a fabricarlo. Un deseo irrefrenable de mirar al otro lado. Mirar adentro. Seguir la valla y buscar el fin. Las vallas son una invitación a mirar. Para eso se hicieron. Yo hago como que lo tapo, tú haces como que no lo ves.

Salir a deambular. Parase frente a ellas y reconstruir el paisaje tras la valla.

#paisajestraslavalla en Instagram

[wdi_feed id=”2″]

 

Deja un comentario